Y, luego?

Nostalgia.

Igual y no. Igual y es depresión.

Hace una semana se casó de nuevo.

Yo todavía conservaba una pequeña esperanza.

Ahora, esa esperanza está muerta.

Me siento solo. Atrapado. Triste.

Hoy cumplo un año en Guadalajara y debería  estar celebrando.

En vez de eso, estoy tratando de sacar mis sentimientos en algo que nunca nadie va a leer.

¿De verdad quiero seguir así?

Necesito levantarme o algo va a pasar

 

Advertisements

Nadie sino tu

Nadie puede salvarte sino tú mismo.
Te verás una y otra vez en situaciones casi imposibles.
Intentarán una y otra vez por medio de subterfugios, engaños o por la fuerza
que renuncies, te des por vencido y/o mueras lentamente por dentro.
Nadie puede salvarte sino tú mismo y será muy fácil desfallecer, pero muy fácil,
pero no desfallezcas, no, no.
Limítate a mirarlos. A escucharlos.
¿Quieres ser así? ¿un ser sin cara, sin mente, sin corazón? ¿quieres experimentar
la muerte antes de la muerte?
Nadie puede salvarte sino tú mismo y mereces salvarte.
No es una guerra fácil de ganar pero si algo merece la pena ganar, es esto.
Piénsalo. Piensa en salvarte a ti mismo.
Tu parte espiritual. La parte de tus entrañas. Tu parte mágica y ebria. Sálvala.
No te unas a los muertos de espíritu. Mantente con buen talante y garbo y al cabo,
si fuera necesario, apuesta tu vida en plena refriega, al carajo las probabilidades, al carajo el precio.
Nadie puede salvarte sino tú mismo.
¡Hazlo! ¡sálvate!
Entonces sabrás exactamente de qué hablo.

Charles Bukowski

Los blogs están muertos

Y justo por esa razón es que me he animado a volver a escribir uno.

Aunque …

La última vez que pasé por aquí fue hace 6 meses. Todavía estaba en Lerma, me sentía solo y desdichado (eso no ha cambiado) y no sabía muy bien hacia donde me dirigia.

Hoy me encuentro en Zapopan, un poco más animado y a punto de salir a almorzar a un tianguis de por acá.

Extraño los tacos de mixiote, la barbacoa estilo Hidalgo y los tacos de suadero, pero al menos ya tengo un mejor semblante.

Por un momento pensé que mi espíritu estaba muerto. Es verdad, todavía la extraño. Pero cada vez un poco menos.

Que burrada. “Lo que no te mata, te hace más fuerte” … No me siento fuerte, pero al menos ya no me siento derrotado.

En fin, que les digo … Aquí sigo, haciendo como que hago, pero al menos haciendo algo.